• Madrid Tour Misterio

EL GATO NEGRO DEL TEMPLO DE DEBOD

Actualizado: jun 27


Templo de Debod, Martín Santos Yubero. Archivo Regional de la Comunidad de Madrid

En el pequeño promontorio llamado Montaña del Príncipe Pío —en honor a uno de sus antiguos propietarios, el Príncipe Pío de Saboya— es donde se llevaron a cabo los fusilamientos del 3 de mayo de 1808, retratados magistralmente por Francisco de Goya y Lucientes en su famoso cuadro, testimonio atemporal de los desastres de la guerra que hoy se puede contemplar en el Museo del Prado.


Los fusilamientos en la montaña del Príncipe Pío por Francisco de Goya - Museo del Prado

Años después, en 1936, en ese mismo lugar se escribió uno de los primeros capítulos negros de la Guerra Civil. El 20 de julio de ese fatídico año se produjo el asalto al Cuartel de la Montaña, que estaba situado en aquel cerro. El suceso nos dejó duras imágenes para el recuerdo; imágenes que, como el cuadro de Goya, reflejan la crudeza de la guerra. Esta, tomada por el fotógrafo Alfonso Sánchez Portela, resulta difícil de olvidar, dada su extremada crudeza. En ella aparece el suelo del patio del cuartel cubierto de cadáveres.


Asalto al Cuartel de la Montaña, Alfonso Sánchez Portela - Museo Reina Sofía

Una imagen de horror que podría ser la secuela de aquella que había legado Goya para la posteridad un siglo antes. En ese lugar, marcado por la impronta del dolor y de la muerte, se alza hoy un insólito monumento: el Templo de Debod. Este conjunto tuvo su emplazamiento original en la Baja Nubia, al sur de Egipto, en el camino que llevaba al complejo religioso dedicado a la diosa Isis, en la isla de File. El primer templo data del siglo II a.C. y fue construido por mandato del rey Adijalamani de Meroe. 


Templo de Debod en su ubicación original, 1890

En el siglo VI, al ser clausurados los santuarios de Isis en File, el templo cayó también en desuso. Tras la construcción de la gran presa de Asuán el patrimonio arqueológico de la Baja Nubia podría haber terminado anegado para siempre por las aguas del Nilo. Para evitarlo, parte de ese patrimonio fue desmontado y cedido. El templo de Debod fue donado al gobierno español en el año 1968, en agradecimiento por la ayuda prestada en la recuperación del templo de Abu Simbel.


Obras para trasladar el templo de Abu Simbel, amenazado por la construcción de la presa de Asuán, en 1964 - ABC

Llegó a Madrid en cajas, completamente desmontado. La reconstrucción no fue sencilla, ya que algunos elementos se habían perdido. Más de 1300 piezas componían este complejo rompecabezas y las instrucciones para recomponerlo no eran muy precisas. El Servicio de Antigüedades de Egipto sólo había facilitado un plano, un croquis del alzado del monumento y algunas fotografías sin catalogar como referencia para la reconstrucción. Algunos bloques carecían de numeración y la de otros que sí la tenían había sido traspapelada.


Las cajas que contenían el templo desmontado a su llegada a Madrid en 1970 - ARCHIVO ABC

Finalmente, tras años de obras en los que se tuvieron que añadir sillares de pierda salmantina para suplir los originales que faltaban, concluyó el proceso de reubicación del templo. El 20 de julio de 1972, 36 años después del asalto al Cuartel de la Montaña, se inauguró oficialmente en su nueva ubicación. Cabe señalar que de todos los monumentos que fueron donados por Egipto, el de Madrid es el único que está al aire libre.


Momento de la reconstrucción del Templo de Debod en Madrid - ARCHIVO ABC

El templo ya tenía su propia leyenda en su ubicación original. Los antiguos egipcios pensaban que la diosa Isis había dado a luz a Horus en ese preciso lugar (o bien que había comenzado a sentir allí los dolores del parto). Con el traslado, el monumento perdió su significación como lugar de peregrinación y, al estar fuera de contexto, también perdió parte de su potencial esotérico, pero aún conserva infinidad de misterios. Incluso el propio lugar todavía mantiene un aura de lugar maldito, pero hay que decir que también tiene los que probablemente sean los mejores atardeceres de toda la capital y por el día es difícil imaginarse el lado más oscuro de ese idílico lugar. Cuando oscurece su lado más siniestro aflora.


Templo de Debod, Martín Santos Yubero. Archivo Regional de la Comunidad de Madrid

Dicen que al caer la noche, cuando ya no queda un alma, suele aparecerse un gato negro merodeando por la zona. La creencia popular ha querido identificar al escurridizo felino con el dios egipcio Amón, "el oculto" (aunque en el antiguo Egipto el gato se solía asociar a la diosa Bastet). Este gato, después de mirar fijamente a los perplejos paseantes, se pierde por un túnel que nadie sabe dónde se encuentra exactamente y se oculta hasta la noche siguiente. Originariamente, el templo era un lugar de culto a Amón. Tal vez ahora él mismo quiera recordarnos su uso ancestral.


Templo de Debod, Martín Santos Yubero. Archivo Regional de la Comunidad de Madrid

Pero ese es sólo uno de los misterios que rodea a este fascinante monumento. En él todavía hoy se pueden contemplar enigmáticos símbolos y jeroglíficos (incluso algunos grafitis con siglos de antigüedad). Aunque el vandalismo, los rigores de la intemperie y el paso del tiempo han hecho estragos en el conjunto, el templo de Debod sigue siendo, sin duda, uno de los lugares más mágicos de la ciudad.


Hoy en día no todos los paseantes que por allí recalan reparan en la fuerte carga energética que impregna el lugar cuando intentan retratar con su cámara una panorámica de ese idílico paraje. Muy pocos saben que tal vez ese gato con el que alguna noche se han cruzado sea la reencarnación del dios supremo del panteón egipcio. Poco sabemos, en definitiva, del monumento más antiguo de la ciudad y sobre todos los misterios que oculta ese pedacito de Egipto que adorna Madrid.


Templo de Debod, Martín Santos Yubero. Archivo Regional de la Comunidad de Madrid

Así que, cuando paséis por ese lugar milenario, tened en cuenta que además de los 2200 años de historia que os contemplan, también el dios Amón podría estar observando con su inquietante y penetrante mirada desde el túnel donde se oculta; un túnel que conecta con el más allá.

0 vistas

Correo electrónico:

 

madridtourmisterio@gmail.com

 

Teléfono: 697421580

 

Visitas guiadas de misterio en Madrid
Visitas guiadas de misterio en Madrid
Visitas guiadas de misterio en Madrid
  • facebook
  • Twitter Clean
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono Pinterest

Madrid Tour Misterio 2020

madridtourmisterio.com