BATMAN, LA PRINCESA LEIA Y MADRID (HILO)



¿Qué relación existe entre Batman, la princesa Leia y Madrid? La respuesta viaja en el coche de la foto, que en 1959 recorrió sus calles. Aunque ahora mismo tal vez no lo reconozcas, seguro que ya lo habías visto antes. ¿Quieres saber más?



Este vehículo futurista inspirado en un tiburón es el Lincoln Futura, un «concept car» de Ford. En sus inicios lucía un tono perlado y así lució por primera vez en el Salón del Automóvil de Chicago de 1955. El modelo fue descartado pero Hollywood iba a convertirlo en un clásico.



Aunque ya había hecho alguna aparición en televisión (de hecho, había aparecido hasta en dos ocasiones en el show de Ed Sullivan), su salto a la gran pantalla fue en 1959, cuando el director George Marshall lo eligió para su película «Empezó con un beso» (It Started with a Kiss).



Parte de la cinta, protagonizada por Debbie Reynolds y Glenn Ford, transcurre en Granada y Madrid. Durante esos días el fotógrafo Loomis Dean pudo retratar para la mítica revista LIFE algunos momentos curiosos en Madrid y alrededores, como el de la foto que abre el hilo.


Aquel Lincoln Futura, que se había pintado de un rojo intenso para la ocasión, logró eclipsar por momentos a las estrellas de Hollywood. En las fotos a color que tomó Dean para LIFE se aprecia perfectamente lo llamativo que resultaba el vehículo con su nueva apariencia.



Desde los primeros minutos el nada discreto prototipo juega un papel destacado en la película. Casi se podría considerar un actor protagonista más. Sus paseos nos pueden servir para reconocer algunas emblemáticas localizaciones como el Palacio Real, Neptuno, Cibeles o Las Ventas.



La película cosechó un éxito bastante modesto y el responsable de la elección del Lincoln Futura para la película, un customizador de vehículos llamado George Barris, compró a Ford el prototipo por el simbólico precio de un dólar. Nadie sospechaba lo famoso que llegaría a ser.



En 1966 Barris es contratado para diseñar un automóvil para el nuevo show que la cadena estadounidense ABC va a producir sobre Batman, el popular personaje de los cómics de DC. Para el papel de hombre-murciélago se eligió a Adam West y a su ayudante lo interpretaría Burt Ward.



El creador de la serie Bob Kane y el productor ejecutivo William Dozier también se lo habían propuesto al diseñador de General Motors Chuck Jordan y este había adaptado un modelo de Corvette C2. Por lo que sea, aquella versión del Batmóvil no les convenció del todo…



Es entonces cuando Barris saca del garaje aquel extraño prototipo que había adquirido por un dólar algunos años antes y le hace unos cambios. Así nace el primer Batmóvil, el clásico, el de la serie buena, la de las onomatopeyas imposibles; aquella en la que Batman iba en pijama.



El coche vuelve a cambiar de color. Barris lo pinta de negro y le introduce algunos cambios sustanciales. A pesar de las modificaciones, el viejo Lincoln Futura que se paseó por Madrid todavía era perfectamente reconocible en el modelo final, del que se hicieron varias réplicas.



Cuando se canceló la serie George Barris conservó el Batmóvil original y lo tuvo hasta que en 2013 finalmente lo vendió. Además de la Batimoto original, Barris también crearía numerosos icónicos modelos para otras series como los Munster, Starsky y Hutch o El coche fantástico.



Lo de Batman está claro ¿pero dónde encaja aquí la Princesa Leia? Es probable que muchos ya sepáis dónde, incluso puede que recordéis a Debbie Reynolds en «Cantando bajo la lluvia», pero a otros su nombre probablemente les suene bastante menos que el de su hija: Carrie Fisher.



Hace ya cuatro años que nos dejó Leia Organa. Su madre apenas tuvo que sufrir el dolor inimaginable que debe de suponer sobrevivir a un hijo, ya que un día después, el 28 de diciembre de 2016, fallecía Debbie Reynolds. Sus últimas palabras fueron: «La extraño mucho, quiero estar con Carrie».



Años después de «Empezó con un beso», otra película totalmente diferente repetiría algunos elementos: un premio, un coche rojo y Madrid como telón de fondo. Ese rodaje nos dejó secuencias delirantes, impensables hoy en día, como esta de un coche en llamas por la calle del Rollo.



En ese caso el coche del premio —más modesto pero también icónico— era el buggy rojo de «Y si no, nos enfadamos», clásica película de Bud Spencer y Terence Hill repartiendo mamporros a destajo, sazonada con persecuciones por las calles de Madrid.


Pero esa ya es otra historia...

Síguenos en
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Instagram
Entradas
Últimas entradas
Búsqueda por Tags

Correo electrónico:

 

madridtourmisterio@gmail.com

 

Teléfono: 697421580

 

Visitas guiadas de misterio en Madrid
Visitas guiadas de misterio en Madrid
Visitas guiadas de misterio en Madrid
  • facebook
  • Twitter Clean
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono Pinterest

Madrid Tour Misterio 2020

madridtourmisterio.com