EL DE LA FOTO DE LA INAUGURACIÓN DEL METRO, 1919 (HILO)



17/10/1919 Todo listo para dejar testimonio gráfico de la inauguración del Metro de Madrid. Dadas las condiciones lumínicas, un fogonazo tenía que iluminar el lugar. Sólo habría un intento. Todo el mundo preparado. Y entonces el rey cerró los ojos.



Original en blanco y negro: Inauguración del Metro de Madrid el 17 de octubre de 1919, Luis Ramón Marín.



No sería la única ocasión en la que el monarca aparecería con los ojos cerrados en una instantánea que debía pasar a la posteridad. En otra conocida fotografía aparecería junto a Albert Einstein, nada menos, con ese gesto aletargado.



Era frecuente que a principios de siglo XX este tipo de problemas se solventaran recurriendo al rudimentario Photoshop de la época, que a veces consistía en pintar directamente sobre la foto. Por ello existen numerosas fotos en las que se pueden apreciar algunas extrañas pupilas.



Durante la inauguración del Metro, para que se pudieran tomar las fotografías que serían el testimonio gráfico del evento, hubo que alumbrar el lugar con magnesio. Sólo podía haber un disparo y era el mismo fogonazo para todos los fotógrafos presentes. No había margen de error.



Y justo cuando el fogonazo ilumina el lugar y todos los fotógrafos aprietan el disparador, al rey le da por cerrar los ojos. Así que hay varias imágenes y en todas aparece con los ojos cerrados. La fotografía que tomó Julio Duque para ABC se publicó con las pupilas pintadas.



Ese ligero retoque se fue acentuando en versiones posteriores. Luego, alguien se percató de que de los tres ingenieros artífices de todo aquello sólo dos aparecían en primer plano: Carlos mendoza y Miguel Otamendi. Antonio González Echarte, el tercero en discordia, no aparecía.



Por lo que a alguien le pareció buena idea recortar una foto del ingeniero y colocarla junto al rey, al que le habían pintado los ojos y parecía estar más alerta que nunca. Hoy en día aquel montaje puede resultarnos algo burdo, pero probablemente en su día cumplió su cometido.



Así pues, emulando a aquellos que retocaban fotografías a comienzos del siglo XX, ahora que ya contamos con la tecnología adecuada para realizar retoques fotográficos prácticamente imperceptibles al ojo humano, hemos decidido deshacer ese agravio histórico. ¿Cómo lo veis?

Entradas
Últimas entradas