LORCA Y LA MALETA MEXICANA (HILO)



Esta foto es una de las últimas de Lorca. Fue tomada en Madrid a comienzos de 1936. Estuvo perdida junto a otras 4000 fotos y su historia es fascinante. Los negativos aparecieron en una maleta en México que contenía fotos de Robert Capa y David Seymour.



La original en blanco y negro muestra a Lorca sonriente. Así fue retratado por el fotógrafo de origen polaco David Seymour (Chim) en los alrededores de la Plaza Mayor de Madrid. Le acompañaba Georges Soria, cuya cabeza se asoma por la izquierda de la foto.



En ese carrete, junto a las últimas imágenes de Lorca, también se aprecian algunas instantáneas del puente de Toledo y del Palacio de Santa Cruz, con su ángel custodio. Es probable que los pórticos que aparecen en ellas sean los de la calle de Gerona, o los de la propia plaza.



Los negativos de la maleta (cerca de 4500) permanecieron en poder de Endre Friedmann, que tuvo que abandonar tan preciada valija ante el inminente avance de las tropas nazis sobre París, para poder huir de la capital francesa, dada su condición de judío y de simpatizante comunista.



Perdidas por décadas, en 1995 las cajas aparecen entre los objetos del embajador de México en París a comienzos de los años 40. En 2007 terminan en la fundación del hermano de Friedmann. En las fotos aparecían personajes de renombre como Hemingway, Alberti, La Pasionaria, Azaña…



¿Pero quién era Endre Friedmann? Friedmann ha pasado a la historia como Robert Capa, pero lo cierto es que sólo era la mitad de este seudónimo. Su pareja, la fotógrafa Gerda Taro, firmó varias instantáneas con el mismo nombre y es difícil confirmar la autoría de muchas de ellas.


El destino de los autores de las fotos de la maleta mexicana fue trágico. Gerda Taro, considerada la primera fotoperiodista de guerra, fue aplastada por un tanque y falleció en el hospital inglés de El Escorial el 26 de julio de 1937, tras haber cubierto el frente de Brunete.



Endre Friedmann fallecería en 1954, después de haber documentado la guerra civil española, la Segunda Guerra Mundial y otros conflictos, aunque también trabajó la fotografía artística. Durante la guerra de Indochina pisó una mina y aquel incidente acabaría costándole la vida.



Tras la muerte de Friedmann (y de Capa), Seymour fue presidente de la agencia Magnum, que él mismo había fundado junto a Cartier-Bresson y el propio Friedmann. En 1956 viaja a Egipto para cubrir la guerra del Sinaí. Allí es abatido a tiros cuando viajaba a bordo de un vehículo.



Entradas